Biografía del Artista

Nemesio Antúnez Zañartu, artista chileno, nació el 4 de mayo de 1918 en Santiago de Chile.

En 1937 ingresó a la Escuela de Arquitectura en la Pontificia Universidad Católica de Chile. En ese contexto conoció la técnica de la acuarela en el curso de Ignacio Baixas, a través de la cual descubrió su pasión por el arte. En 1943 realizó un magister en Arquitectura en Estados Unidos con una beca Fullbright para la Universidad de Columbia. Terminados sus estudios universitarios,  se dedicó a la pintura, reconociéndose como un pintor autodidacta, que no asistió a cursos formales pero que, durante su estadía en Nueva York, fue becado en el Atelier 17 de William Hayter (1901-1988), un espacio muy nutritivo de experimentación e intercambio artístico en torno al grabado, donde conoció a grandes artistas tales como Matta, Miró, Picasso, entre otros. 

En los años 40, como pintor y grabador, comenzó a exponer tanto en Chile como en Estados Unidos. Durante la década siguiente su trabajo será exhibido en distintas ciudades de Europa y América, destacando su participación en tres versiones de la Bienal de Sao Paulo (1955, 1957 y 1959). La circulación nacional e internacional de su obra se intensificará en años posteriores, obteniendo importantes premios y reconocimientos, entre ellos, los dos Premios del Círculo de Críticos de Arte de Chile (1956 y 1988), el Wolf al Mejor Pintor Latinoamericano en la V Bienal de Sao Paulo (1957) y la Condecoración al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral (1993). 

El desarrollo artístico de Antúnez incluyó la creación de óleos, acuarelas, dibujos y, en gran medida, grabados en los que experimentó con diversas técnicas. Además, realizó  pintura mural, pintando 11 murales en Chile y en el extranjero. En el contexto nacional, cuatro de sus murales fueron declarados monumentos históricos en 2011: Quinchamalí (1958), Terremoto (1958), Sol (1961) y Luna (c.1961). A esto se suma su faceta como ilustrador para libros, revistas, afiches, catálogos y carátulas de discos. En su vasta producción, el artista transitó entre la figuración y la abstracción, creando imágenes que presentan elementos cotidianos camas, ventanas, volantines y mesas, como también escenas de baile, paisajes y elementos que refieren a tradiciones de Chile (destacan las cerámicas de Quinchamalí), entre otras temáticas.  

El legado de Antúnez no solo se debe a su trayectoria como artista, sino que también a su rol como agente cultural. Desarrolló labores de enseñanza y difusión del arte, puestos directivos y cargos diplomáticos. Así, en 1956, y tras regresar de una estancia en París, fundó el Taller 99 en Santiago, donde se propuso replicar la experiencia del Atelier 17. Dicho espacio se convirtió en una de las más relevantes instancias para la enseñanza y práctica del grabado en Chile, en el cual participaron artistas como Roser Bru, Dinora Doudchitzky, Eduardo Vilches y Juan Downey, entre muchos otros, además de conformarse como lugar de encuentro de una generación de artistas.

A comienzos de los años 60, Antúnez fue nombrado director del Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Chile, donde organizó varios concursos y la emblemática Primera Bienal Americana de Grabado (1963). Dejó la dirección de la entidad en 1964 cuando fue nombrado Agregado Cultural de Chile en Nueva York. Entre otras actividades, condujo el programa radial de entrevistas Arte desde Nueva York y formó el Theatre of Latin America (T.O.L.A.), asociación que buscaba difundir el teatro latinoamericano en Estados Unidos. Regresó a Chile en 1969 para hacerse cargo del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) en Santiago. En este primer periodo como director de la institución, se remodeló el edificio y se construyó la  gran sala subterránea, bautizada Sala Matta. Además, realizó el programa televisivo Ojo con el arte de Canal 13 y la última Bienal Americana de Grabado (1970). Tras el golpe de estado, renunció al cargo de director del MNBA, dejó el país y se auto- exilió en Europa, allí residió primero en España y luego en Londres, donde impartió clases en el Royal College of Art y finalmente Italia, periodo en el que se volcó a su trabajo como pintor. 

Luego de vivir 10 años en distintos países, el artista regresó a Chile en 1984 y retomó su labor pública. Al año siguiente refundó el Taller 99 y en 1990, tras la restauración de la democracia institucional, fue nombrado por segunda ocasión director del Museo Nacional de Bellas Artes, asimismo, reeditó con gran éxito dos temporadas del programa de televisión que había ideado en la década de los 70, Ojo con el arte, las que se emitieron por Televisión Nacional de Chile.

Nemesio Antúnez murió el 19 de mayo de 1993 en Santiago, Chile.

http://www.artistasvisualeschilenos.cl/658/w3-article-40137.html